La discapacidad y el teletrabajo, bienvenidos todos a esta opción productiva en cuarentena.
Foto: Pixabay

La discapacidad y el teletrabajo, bienvenidos todos a esta opción productiva en cuarentena.


Comienzo por contarles que, como persona con discapacidad, he tenido la suerte de conocer la modalidad del teletrabajo y sus bondades desde el año 2008 cuando cambie la acción de marcar la tarjeta de asistencia por conquistar objetivos y entregar resultados.

En aquel tiempo esta modalidad no era tan sonada como hoy en día, donde a menudo se discute si efectivamente es una opción productiva para las empresas o no.

Esto a consecuencia del desconocimiento que existe referente a esta modalidad de trabajo, debido a la cultura organizacional y al estilo de control y supervisión con base en la desconfianza que hacen dudar el poder adoptar al teletrabajo como una nueva forma de laborar.

A pesar de que cada vez se le da mucha más práctica a esta modalidad, aún no se aplica con confianza como una opción productiva y beneficiosa tanto para empresas como para colaboradores o empleados.

El panorama cambió cuando el nuevo coronavirus Covid-19 apareció llevando a las empresas e instituciones, casi por obligación, a abrir los ojos ante una posibilidad de seguir adelante como sociedad productiva.

Discapacidad y teletrabajo como una opción productiva en cuarentena

Sin duda, el 2020 será un año para recordar y no sólo por el impacto negativo de una pandemia sin precedentes, sino también por la capacidad de adaptación del ser humano, quien junto a las nuevas tecnologías, es capaz de reinventarse teniendo siempre como objetivo la orientación al logro.

Dentro de la comunidad con discapacidad, hasta ahora, habíamos conocido el teletrabajo como una alternativa para mitigar la discriminación laboral que perciben las personas con discapacidad.

Una modalidad que ha brindado la posibilidad de incluir al campo laboral a quienes por discriminación y falta de accesibilidad se les ha impedido entregar su potencial y talento humano al mundo empresarial e institucional.

Cabe destacar que las personas con discapacidad tienen una gran orientación al logro, capacidades, competencias y sobre todo, excelente disposición para enfrentar retos y desafíos, que lamentablemente aún no están siendo consideradas por las empresas.

Sin duda, el teletrabajo ha abierto las puertas de la inserción laboral a las personas con discapacidad, brindando la posibilidad de demostrar que son muy capaces de realizar trabajos como cualquier otro individuo de la sociedad, ya que dicha modalidad permite adaptar las distintas necesidades y “limitaciones” que puedan existir.

Básicamente el mismo escenario que vive actualmente el resto de la población sin discapacidad frente a las nuevas necesidades y limitaciones que trajo consigo el nuevo coronavirus Covid-19.

¿Qué ventajas tiene el teletrabajo para las personas con discapacidad?

  • Ahorra tiempo y ansiedad en los desplazamientos. Cuando se tienen problemas de movilidad, los desplazamientos son mucho más lentos y costosos. Trabajar desde casa permite ahorrar tiempo y anticiparse a posibles imprevistos, como por ejemplo una avería en el transporte público o un día de lluvia fuerte.
  • Disminuye el número de bajas por cuestiones de salud. Uno de los principales prejuicios a los que se enfrentan las personas con discapacidad es la idea que se dan de baja más a menudo. Por suerte, el teletrabajo aumenta las posibilidades de trabajar pese a los problemas de salud y asegura un buen rendimiento.
  • Facilita la conciliación de la vida laboral y familiar. Las personas con discapacidad tienen una serie de necesidades específicas que el teletrabajo ayuda a combinar de manera fácil y efectiva. Por ejemplo, en caso de que la persona necesite visitar el médico o el fisioterapeuta a menudo, no debe preocuparse por llegar al trabajo a una determinada hora. De hecho, el teletrabajo no sólo implica falta de desplazamiento, sino que a menudo incluye la flexibilidad horaria.

El teletrabajo llegó para quedarse

Más allá de los beneficios que pueda tener para un grupo en particular, el teletrabajo es uno de esos estímulos necesarios que nos encamina hacia una evolución cultural que permita al trabajador administrar correctamente su tiempo de trabajo y su rendimiento, cambiando la mentalidad de cumplir un horario laboral por el logro de una meta.

El mundo cambió en tan sólo unos días, por lo tanto es nuestro deber como profesionales de esta era adaptarnos rápidamente a estos cambios para sacar lo mejor de cada situación.

Actualmente la pauta la marca el nivel de desempeño y productividad de cada una de las empresas, por eso es importante crear buenas prácticas para mejorar la productividad, esta vez desde casa.

Qué hacer para cumplir con éxito los objetivos propuestos desde el teletrabajo

Cuando se trabaja desde casa resulta difícil separar la vida personal del trabajo. Para que esto no sea un problema, es clave poder destinar un espacio exclusivo para el trabajo lo te permitirá que todo fluya mucho mejor. Presta atención a las siguientes acciones y sacando el mayor provecho:

Acondiciona tu lugar de trabajo

Evita por todos los medios trabajar desde tu cama, mueble u otro lugar que no sea realmente cómodo para las actividades que tienes por delante.

Asegúrate de tener un espacio con buena vibra dentro de tu casa que se convierta en tu sitio de trabajo.

Qué características debe tener este sitio:

  • Preferiblemente debe estar aislado del ruido y de las distracciones.
  • Si no está completamente aislado haz lo posible para que lo esté. De esta manera podrás sentir que es el espacio asignado para tu jornada laboral.
  • Este espacio debe ser cómodo y agradable. Usa la creatividad y adórnalo para poder tener la mayor armonía.
  • Trata de tener el espacio adecuado que brinde la accesibilidad que tú mereces.
    Asegúrate de que el escritorio cuente con la altura adecuada, cuida la postura a la hora de trabajar. Esto evitará dolores musculares que puedan limitarte en un futuro.
  • Asegúrate de tener una buena conexión eléctrica, la carga de tu celular, computador y de los implementos tecnológicos deben estar garantizada.
  • Asegúrate que la conexión internet no falle, una manera de lograr esto es estar cerca del router o conectado al cable de internet. La conectividad no debe fallar.
  • Maneja un ambiente a tu gusto con la temperatura adecuada. Trabajar con calor o frío puede resultar bastante incómodo y esto bajará tus niveles de productividad.

Diseña la rutina de tu día

Tener una rutina y cumplirla con disciplina es clave para ser productivo trabajando desde casa, toma en cuenta estas recomendaciones:

  • Levántate temprano y cumple una rutina diaria, como si fueras a la oficina.
  • Dúchate, vístete con ropa cómoda pero que te haga sentir en el trabajo, desayuna y luego ve a tu espacio de trabajo.
  • Tómate un descanso de 10 minutos para hacer algunos estiramientos, al menos cada una hora u hora y media.
  • Respeta tu hora de almuerzo, no almuerces en el escritorio de trabajo. Define un espacio para esto y respeta el tiempoo.
  • Respeta tu hora de salida. Por lo general cuando se trabaja desde casa es muy fácil trabajar muchas más horas de lo que piensas.
  • Ejercítate. Definir un horario para hacer ejercicios es indispensable para mantener tu circulación y tu estado físico en buena forma.

Diseña y cumple tu plan de trabajo

Al trabajar desde casa es indispensable manejar las distracciones y lograr priorizar. Se organizado y cumple tu agenda, la puedes ir optimizando la medida de que vas recorriendo el camino. Algunas recomendaciones son:

  • Define tu momento creativo y el operativo. Puedes darte cuenta fácilmente cuál es tu momento creativo; para algunos las ideas fluyen más por las mañanas, para otros en la tarde y para otros en la noche. Tomando en cuenta esto puedes definir la hora para las reuniones, para los momentos de creación y para los trabajos operativos.
  • Utiliza tu agenda y crea las citas que sean necesarias. Coloca en tu agenda todas tus tareas, reuniones y conversaciones con aquellas personas que sean miembros de tu equipo, clientes o proveedores.
  • Repasa tu agenda cada mañana antes de comenzar tu jornada laboral, la agenda del día pasado y la del día que está por comenzar.

Cuenta con buenas herramientas de comunicación

Trabajar desde casa implica contar con buenas herramientas de comunicación, esto será sumamente importante ya que tendrás una forma distinta para mantener el contacto. Más allá del correo electrónico y el teléfono debes considerar algunas herramientas como:

  • WhatsApp
  • Aplicaciones de videollamadas como: Zoom, Skype o Google Hangouts.
  • Slack.
  • Aplicaciones de gestión proyectos o tareas como: Asana, BaseCamp o Trello.

Pon en práctica estos tips y saca el mayor provecho posible. Una buena organización y el trabajo en casa, pueden ayudarte a crear una cultura mucho más productiva de la que tenías cuando cumplías una jornada laboral saliendo de casa para ir a la oficina.

Toda crisis trae con ella oportunidades que hemos de aprovechar, simplemente debemos aprender algunas técnicas para sacar lo mejor del teletrabajo.

El teletrabajo ha llegado para quedarse, ¿estás preparado para afrontarlo?


Autoría: David Eduardo Cedeño | Discapacidad Cero


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email